martes, 3 de enero de 2012

Siempre está observando tras la cortina, es igual que mires, él no dejará de mirarte. Su mirada ha quedado reflejada en el fondo de mi cámara oscura para siempre. No deja de mirar nunca la plaza, siempre observando, siempre espiando.
No va a la peluquería ni se corta las uñas, lleva calcetines pero nunca se los cambia. No sé si con todo esto es mejor estar dentro o fuera de la casa del artista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Puedes comentar lo que no voy a tolerar de ninguna manera es el spam.