lunes, 12 de septiembre de 2011

Corazones en piedra



Me doy cuenta en mi paseo del domingo de unas inscripciones grabadas en alabastro en la Iglesia de San Carlos de Zaragoza. Alabo el trabajo de los canteros pero me repugna el de "alguien enamorado" tratando de llamar la atención,
y así será por los siglos de los siglos hasta que esta gentuza que vienen aquí a casarse tengan más educación que la que les enseñaron en la escuela, la de la punta de la navaja. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Puedes comentar lo que no voy a tolerar de ninguna manera es el spam.