jueves, 4 de agosto de 2011

Artes de pesca







Artes de pesca de colores y oxidadas por el mar, dan de comer al marinero y golpean en el bolsillo del turista, ávido de ricos manjares, langosta, pulpo, longueirón.... todos quedan satisfechos. En el ciber, al lado del puerto, lanzo moneda tras moneda en la ranura de una tragaperras que tiene encendido un botón rojo. Debajo queda constancia también en rojo de los minutos que faltan para la desconexión.
Mi memoria echa humo, me gustaría poder contároslo en voz alta. Las gaviotas se asoman a la terraza esperando que yo les eche algo. Una foto tal vez.
Pero mis artes están dañadas, meses y meses atrapando pescado y marisco, todo fresco, de un mar que nunca muestra el sol que un día salió y allá donde por fín murió.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Puedes comentar lo que no voy a tolerar de ninguna manera es el spam.