jueves, 17 de marzo de 2011

Cuando un burro te paga las copas

    Estamos en un estado que hace que todo dios se moje con lo de la crisis, que estamos en crisis, que la crisis es larga, que no se sabe muy bien cómo vamos a salir de ella, pero parece ser que todo esto no afecta a quién realmente le debiera afectar y es a quién gasta mucho o simplemente hace con el dinero lo que le place, porque no es suyo. Es el de todos los ciudadanos, el de la recaudación de multas, el de los impuestos, el de las tasas. Ya se ha comentado mucho el por qué de tener que pagar con dinero público la restauración de ermitas e iglesias que son propiedad del clero y no digamos ya retablos, frescos, o cuadros, que es una pasta, y al final se queda como patrimonio del Vaticano. Unas monjitas guardaban en bolsas de basura no sé que cantidad, no lo sabremos nunca, de euros y se los han robado, pobrecitas, ¿somos responsables de ese robo? pienso que no, somos responsables de que se les pague la restauración y encima se les invite a un vino o a dos, da igual cuantos sean, pero del robo no. Hagamos a nuestros políticos responsables tanto en cuanto se merezcan, si estamos en un estado aconfesional, esto es, sin mediar religión por medio, y quieren ir a misa que vayan, pero que la limosna la den de su bolsillo y no del mío, que yo se la daré a quién quiera. A Japón por ejemplo.
Vaya usted haciendo las maletas señor Belloch, lárguese a ese pueblo del Teruel profundo del que no debiera haber salido nunca y que quizá ya no conozca ni en el recuerdo, Mora de Rubielos, olvídenos y siga yendo a misa con sus afines, doy mas crédito al albergue de transehuntes que a usted mismo.
El alcalde debe ser una persona querida, admirada, 115.723 votos obtuvo en la última elección, no fué el mío. Desde 2003 usted ha conseguido para Zaragoza lo que muchos no hubieramos imaginado, endeudarla hasta un límite que no se puede tolerar, me creo que Esperanza Aguirre lo haga, que Rita Barberá se mofe incluso con ello, pero éstas son la derecha y Don Juan Alberto es socialista, creo, aunque no sirve de nada recordar hoy dónde está el socialismo en España, a la altura de unos políticos que hacen frotarnos los ojos y pensar que lo que estamos viendo es verdad y no es un sueño. Belloch fué superministro con Felipe González, seguro que diseñó alguna estratégia en el GAL, el señor X tan hablado así lo confirma, mientras no sepamos quién fué, todos son blanco de mis sospechas. Y, ¡ay! el señor Blanco, ese antiguo portavoz que ahora es ministro de fomento, su prepotencia es de lo mas divertido que hay en política, comparado con Esperanza su jeta me gusta menos aún. El tranvía ha llegado y con toda su deuda, la restauración de las Torres del Pilar también, y esta es la causa de mi post, que leo la noticia y me entran unas ganas de desearles con todas mis fuerzas, que les siente mal el vino y tengan que pedir hora a el médico de urgencias, y ojalá no esté disponible y tengan que esperar unas cuantas horas con un tremendo dolor de barriga, porque si por mi fuera, les recetaba a Belloch y a su querido arzobispado, triquina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Puedes comentar lo que no voy a tolerar de ninguna manera es el spam.